LIBROS, TEBEOS Y COLECCIONISMO »
CÓMICS, HISTORIETAS, TEBEOS, ILUSTRADORES, PULPS, NOVELA POPULAR, ARTE. Y EN MENOR MEDIDA: CINE, LITERATURA, MÚSICA.

martes, abril 15, 2008

A VUELTAS CON HAXTUR.

Este texto que copio a continuación aparece en el primer tomo de Haxtur, el publicado por Doncel allá por el año 1971:

HAXTUR es la representación del idealismo del ser humano. Se presenta como un guerrero actual, símbolo del idealismo humanizado para el hombre de hoy.

HAXTUR, protagonista de unas acciones de ciencia ficción, simbólicas de unas realidades humanas, se introduce en un mundo onírico en el que se condensan todos los conflictos del mundo actual: la guerra, el abuso de poder, la alienación de la persona humana, la ausencia de libertad, los mitos, etc.

En las siete aventuras que vive en este primer álbum nuestro personaje aparece como un ser inteligente y noble. Frente a los enemigos y frente a los problemas de vida o muerte que se le presentan, jamás abusa de la fuerza. La idea de redención del débil mueve todas las acciones que impulsan el camino del generoso guerrero. Son historias de ficción donde se descubre la miseria de la vida o, al menos, la miseria de muchas vidas. La existencia agitada de HAXTUR es como una purificación de todos los egoísmos. Sin tregua ni descanso, HAXTUR nunca acampa después de la victoria. Sigue siempre adelante en busca de una nueva aventura que se convierte, por obra de su espada, en triunfo sobre el egoísmo. HAXTUR no entiende de componendas.

En esta hora que se quiere juvenil, ante una sociedad que padece presiones de todo tipo, incluso hasta el abuso, HAXTUR esta viva representación de ese ideal de la juventud de hoy que se resume en sinceridad, generosidad y valor.


Resultan curiosas algunas de estas frases como: el abuso de poder, la alienación de la persona humana, la ausencia de libertad o una sociedad que padece presiones de todo tipo, incluso hasta el abuso escritas en 1971 en el antiguo régimen franquista y dentro de una publicación dependiente del Movimiento. Más curioso cuanto que no sabían muy bien lo que estaban publicando. Se enteraron de quien era Haxtur cuando Jesús Cuadrado publicó en el número 503 de la revista Triunfo en mayo de 1972 estas palabras: “Haxtur” –según De la Fuente– es un manifiesto político. Según declaraciones del propio Víctor: Trinca estaba dirigida por un jesuita y luego por un jefe de falange. Esto no me permitía escribir una historia normal, así que tuve que jugar un poco con la semántica, a la hora de escribirla. Es un tanto compleja, debido al lenguaje empleado. No busqué una nueva narrativa, fue por necesidad. Jugué con las acepciones de las palabras para introducir cosas que no estaban permitidas. El artículo de Triunfo no le hizo mucha gracia al Ministerio de Información y Turismo, Víctor fue presionado y amenazado, a esto se unieron las diferencias con la editorial Doncel con respecto a los derechos de autor, este cóctel tuvo como consecuencia la emigración a Francia de De la Fuente junto con su familia en 1973.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por recordar que lo que movió a que Víctor se "exiliara" fue la batalla por sus legítimos derechos autorales.

Y no porque quien esto firma manipulara los sucesos... como más de un inestable escribió después.

Aunque ya Víctor había clarificado el asunto en la monografía "Víctor De la Fuente" (Toutain: Cuando el Cómic es Arte. Barcelona, 1982).

JCuadrado
--

Dionisio Platel dijo...

De nada amigo, solo copio de las fuentes iniciales. Me alegra que sigas por aquí.

Los Burgomaestres dijo...

A propósito de HAXTUR, tengo que decir que cuando lo leí, siendo un niño, quedé impresionado por el excelente dibujo. Ahora, al repasar el precioso álbum recientemente editado, sigo maravillándome de la belleza de las planchas. Pero el guión, al que entonces no prestaba mucha atención ahora se me antoja sencillamente inexistente. En mi opinión, Víctor Mora siempre fantasea "a posteriori" con lo que supuestamente ha escrito. Sus héroes pueden parecerse al Che Guevara (como es el caso), pero eso no da como resultado "per sé" algo digno de ser leído. En el caso presente, al menos, no me lo parece. De hecho, para mí, en HAXTUR sobran todos los textos. Son pura palabrería. Que por tal causa, hubiera su autor de emigrar, resulta un disparate digno del régimen totalitario y absurdo en que vivíamos (aunque parece que ha quedado claro que la reclamación de sus derechos monetarios tuvo mucho que ver en la decisión). Por otra parte, estas obras tan "ambiguas", siempre se pueden interpretar a gusto del consumidor. Los afectos al Régimen siempre podían decir que HAXTUR era Franco. Y quedarse tan anchos.

Los Burgomaestres dijo...

Vaya, estoy muy avergonzado. Esta confusión mía no tiene disculpa ni perdón. En fin, ya no tiene remedio.
De todos modos, salvando la minucia de que he me llamado Mora a De La Fuente, sigo pensando que HAXTUR es una obra extraordinaria por su concepción y ejecución gráficas, pero que los textos que contiene la perjudican mucho.
PD: no si... para una vez que me pongo... meto la pata.