LIBROS, TEBEOS Y COLECCIONISMO »
CÓMICS, HISTORIETAS, TEBEOS, ILUSTRADORES, PULPS, NOVELA POPULAR, ARTE. Y EN MENOR MEDIDA: CINE, LITERATURA, MÚSICA.

lunes, junio 11, 2007

TEXTOS DE NOVELA POPULAR. 01. JOSEPH BERNA.

Una nueva sección donde periódicamente iré colocando selecciones de textos de novelas populares, de quiosco, pulp o “de a duro” de todos los géneros: aventura, romance, policial, misterio, oeste, bélico… acompañadas por un pequeño dibujo o por la portada de la novela.

Comienzo con una novela de terror de Joseph Berna, seudónimo de José Luis Bernabeu López, editada por Editorial Bruguera en 1980 dentro de la colección Selección Terror número 370. Se titula “Un gorila llamado Max” y su cubierta obra de Jorge Sampere me sirve también para colocar un fotograma de la película “Los crímenes del Museo de Cera” protagonizada por Vincent Price, que ha servido de documentación para la realización de la portada.





En “Un gorila llamado Max” tenemos unos textos delirantes, que mezclan sexo, animalismo, cambios de cerebros con un enano cruel, lascivo y vengativo. Una noveleta bastante misógina, las mujeres, maltratadas todas ellas, no tienen pizca de suerte. Comienza así:

CAPITULO PRIMERO

Teresa Palmer.
Veinticuatro años.
Pelirroja.
Cara de fulana.
Y lo era.
De las caras.
Cobraba cien dólares por acostarse con un tío.
Pero no se metía en la cama con todo aquel que se lo proponía.
Teresa se permitía el lujo de rechazar al cliente si éste no era de su agrado, porque era una hembra portentosa, y tenía más proposiciones de las que podía aceptar.
Además, no era de las que se mataban «trabajando».
Salvo casos excepcionales, sólo se desnudaba una vez por día.
Y los lunes, fiesta.
Ese día no se bajaba las bragas ni por todo el oro del mundo.
Bueno, es un decir, claro.
Por una suma importante, Teresa no tendría inconveniente en abrirse de piernas un lunes. Pero tenía que ser realmente importante, desde luego; de lo contrario, nada.
Los lunes eran poco menos que sagrados para ella, y llevaba mucho tiempo respetando esa norma.
Y, aquel lunes, también la iba a respetar.
Porque era lunes, sí.
Un hermoso lunes de primavera, radiante de luz y de sol, aunque éste no tardaría mucho en ocultarse por el horizonte.
Teresa Palmer hacía tan sólo unos minutos que había salido de su redonda bañera, y ahora se estaba maquillando el rostro, sentada frente al tocador de su dormitorio.
Los lunes, Teresa solía cenar en un popular restaurante chino, y aquél no iba a ser la excepción.
A Teresa le encantaba la comida china.
Los chinos, en cambio...
No se había acostado con ninguno, y eso que había tenido bastantes proposiciones de varones orientales.
Pero Teresa Palmer, como ya ha quedado dicho, sólo se iba a la cama con los hombres que eran de su agrado; y los chinos no le gustaban.
Al verlos tan amarillos, se imaginaba que todos padecían del hígado, y como lo primero que ella exigía de sus clientes era que tuviesen un aspecto sano y saludable...
Sí, Teresa se fijaba mucho en el físico de los hombres que le proponían ir a la cama.
En una ocasión rechazó a uno porque el individuo tenía una pierna más corta que la otra, y no tuvo reparo en decírselo a él.
«Eh, preciosa, que yo no suelo hacer el amor con la pierna corta ni con la larga, sino con lo que tengo entre ellas», le respondió el tipo, lógicamente molesto.
Pero Teresa se mantuvo en sus trece, y no vendió su cuerpo al cojo.
Tampoco quiso hacer el amor con un sujeto que tenía un ojo de cristal, por temor a que se le cayese en pleno acto y le diese el susto padre.
El tipo le aseguró que eso no sucedería, pero Teresa no estaba tan segura, y dijo que nones.
Otro cliente fue rechazado porque tenía un tic nervioso en el rostro, y Teresa pensó que a lo mejor también lo tenía en otro sitio mucho más íntimo, y sería todo un problema a la hora de...
Teresa no quiso correr el riesgo, y mandó al tipo con el tic a otra parte.
Por todo ello, a Teresa Palmer empezaba a conocérsela como Teresa la Exigente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Uuuupsss... recuerdo que esa foto también sirvió a un portadista (creo que Basil Gogos, cito de memoria, me puedo equivocar) de Famosos "Monsters" del cine...

Saludos de rafayiyo.

Dionisio Platel dijo...

Hola Rafa, bienvenido de nuevo trás ese largo paréntesis.
La foto la he escaneado de un Famosos Monster, pero en portada no aparecía. Si que hay un par de portadas muy parecidas pero no son de esa foto.

Anónimo dijo...

Son una locura súper bizarra los libros de Berna.
Es una lástima que en Tucumán no se consiga NINGUNO de la colección terror, sino los de ciencia ficción, western y demases.

Me diste ganas de leer la historia, pero debería olvidarme de aquello al parecer jajajaj

Salu2
Fabrizio Barrera